• La sofrología aplicada al niño en la escuela

    Al niño se le exige que reaccione de forma controlada ante sus afrontamientos familiares, sociales y escolares, intentándose sólo a través de considerables y respetables esfuerzos reflexivos por parte de padres y educadores.

    El consejo, por así decirlo, es la única arma utilizada, sin caer en la realidad que el niño tiende a olvidar rápidamente lo que oye, a recordar vagamente lo que ve y a hacer sólo lo que vive. Las metodologías sofrológicas conllevan, precisamente, la integración de vivencias reales de SOSIEGO, que, como Turner en su día sugirió a la UNESCO, es el primer proceso a considerar y a desarrollar en el ámbito de la escuela.

    Resumiendo, las metodologías, apreciando cuanto se manifieste en relación a la necesidad de explicarle al niño la importancia que tiene sosegarse y las razones del por qué, centra su esfuerzo en enseñarle el CÓMO. Asimismo, y por el carácter del sosiego siempre presente, se constituyen en método ideal para facilitar y potenciar los nacientes PROCESOS PSICOMOTORES que, como es bien sabido, tanta relación guardan con la inteligencia.

    El método ideal para cubrir tan elemental necesidad es el aprendizaje de la RELAJACIÓN DINÁMICA DE CAYCEDO ADAPTADA POR ESPINOSA, que, además de haber demostrado que ello es posible, ha evidenciado la bondad de su aprendizaje y la sencillez con la que éste se lleva a cabo.

    Su aplicación se lleva a nivel grupal, posibilitándose los procesos de INTEGRACIÓN GRUPAL tan necesarios en el ámbito escolar, en los que puede participar el profesor como un alumno más para, con posterioridad, ser él, conocedor del método, el que sugiera la práctica de lo aprendido en el transcurso de su actividad docente cotidiana. La duración del aprendizaje se lleva a cabo durante un periodo de dos meses a razón de dos días semanales, con una duración de cuarenta y cinco minutos por sesión.

Leave a comment